Pepe Lamarca (Buenos Aires, 1939) fue el protagonista, el pasado 26 de marzo, del encuentro que se celebró en la Torre de Don Borja. El fotógrafo argentino conversó con Javier Vila, responsable del proyecto La caverna de la luz. El encuentro, plagado de anécdotas, sirvió para hacer un repaso por la trayectoria de Lamarca, que se inició en los años sesenta en Argentina y continuó a partir de los años setenta en España. La conversación, íntegra, se puede visualizar en el canal de YouTube De la Torre de Don Borja.

 

 

 

 

La dilatada trayectoria de Lamarca está en parte condicionada por ese cambio de país y continente. En Argentina es conocida su fotografía social, con reportajes gráficos para los sindicatos sobre trabajos insalubres y documentando las condiciones de vida de los “golondrinas”, jornaleros que se desplazan con toda su familia a las regiones ricas para sacar adelante las cosechas o trabajar tierras no explotadas por los terratenientes. En esa época entra en contacto con el mundo cultural y comienza a retratar a numerosos escritores y artistas argentinos. En la capital porteña conoció a Paco de Lucía y Antonio Gades. Fue su primer contacto con el flamenco.

 

 

Pepe Lamarca conversó con Javier Vila

 

 

A comienzos de los años 70, tras pasar por prisión, se exilia en España. Pepe Lamarca se convirtió, durante más de cuatro décadas, en los ojos del flamenco. Suyos fueron los carteles de la brillante etapa de Gades al frente del Ballet Nacional y del espectáculo Carmen. Sus retratos de Camarón de la Isla y Paco de Lucía tienen ya la categoría de iconos. En enero de 2014, la revista Rolling Stone sorprende al mundo de la música llevando en portada a un cantaor flamenco, Camarón de La Isla. La fotografía elegida es de Pepe Lamarca. Hizo también numerosas portadas de discos y trabajos fotográficos para José Menese, Rafael Romero, El Lebrijano, Carmen Linares, José Mercé, Fosforito, Terremoto y los guitarristas Niño Miguel, Enrique Melchor, Juan y Pepe Habichuela y Tomatito.

Pero no han sido solo flamencos los que se han prestado a ser inmortalizados por Lamarca, también lo han hecho escritores, poetas, actores y otros músicos. Es el caso como Octavio Paz, Julio Cortázar, Vicente Aleixandre, Rafael Alberti, Luis Escobar, Mercedes Sosa o Pepa Flores.