Jesús Polanco y Pancho Pérez González fueron dos grandes editores. Les unió un proyecto, la editorial Santillana, cuyo nombre era un guiño a la tierra de sus ancestros. En la Torre de Don Borja se exponen rasgos y obras de esa gran empresa editorial que edita en 21 países, prácticamente en toda el área iberoamericana.

Desarrollada la actividad editorial de libros, contribuyeron decisivamente al proyecto y expansión del diario El País, y posteriormente impulsaron Prisa, su grupo de comunicación.

Y con verdadera ilusión crearon la Fundación Santillana, cuya sede histórica situaron en la Torre de Don Borja, donde desarrollaron una gran actividad cultural durante más de 30 años.