El 16 de noviembre de 2022 se cumplen cien años del nacimiento, en la localidad portuguesa de Azinhaga, de José Saramago. La Torre de Don Borja, en Santillana del Mar, se ha sumado a las actividades que se están llevando a cabo para recordar al escritor portugués, que recibió el Premio Nobel de Literatura en 1998 (siendo, aún hoy, el único autor en lengua portuguesa reconocido con el galardón).

 

 

 

La actividad consistió en un diálogo entre las dos de las personas que mejor conocieron al escritor: Pilar del Río, que fue su mujer y traductora al español y que en la actualidad preside la Fundación José Saramago, y Fernando Gómez Aguilera, que cultivó una estrecha amistad con el escritor y es director  director de la Fundación César Manrique de Lanzarote y curador de la Fundación José Saramago.

 

Pilar del Río y Fernando Gómez Aguilera

 

Pilar del Río y Fernando Gómez Aguilera destacaron las cualidades de Saramago, por un lado como ciudadano responsable y comprometido que alzó su voz contra las injusticias y las desigualdades; por otro, como un escritor comprometido con una literatura que nunca puso al servicio de su ideología (hay que recordar que Saramago fue militante del Partido Comunista).  La vida de José Saramago fue, según Fernando Gómez Aguilera, «contra todo pronóstico». Nació en una familia muy humilde, no tuvo posibilidad de ir a la universidad y, debido a diversas circunstancias,  hasta los cincuenta y ocho años no publicó la novela con la que encontró su voz literaria, que dialoga con la oralidad y que fluye como un río, y que que supuso su despegue como escritor. Nada hacía pensar que ese hombre, que hasta los sesenta años no empezó a ser reconocido como escritor, obtendría a sus setenta seis años de edad el Premio Nobel de Literatura.

 

Medio centenar de personas asistieron al encuentro

 

El homenaje en la Torre de Don Borja no fue es casual. La vinculación de este histórico edificio con José Saramago es estrecha. En 2007 el autor de ‘Ensayo sobre la ceguera’ participó en las jornadas Lecciones y Maestros, organizadas por la Fundación Santillana. Fueron tres días en los que el novelista compartió reflexiones sobre la vida y la literatura en compañía de Carlos Fuentes y Juan Goytisolo. Hay que tener en cuenta, además, que la Torre de Don Borja rinde en la actualidad homenaje a Jesús Polanco y Pancho Pérez González que, a través de Alfaguara, fueron los editores en lengua española del escritor portugués. Saramago mantuvo una buena relación con sus editores

El diálogo entre Pilar del Río y Fernando Gómez Aguilera se presenta bajo el lema ‘José Saramago: literatura y compromiso’, ya que esa fue una de las señas de identidad del autor portugués. El escritor, de orígenes campesinos y humildes, jamás se puso de perfil ante las injusticias y sus novelas, convertidas en una suerte de parábolas, denuncian los desequilibros de nuestro tiempo y las extrañezas de los seres humanos en las sociedades contemporáneas. Coincidiendo con el centenario del nacimiento de José Saramago, Pilar del Río ha publicado ‘La intuición de la isla. Los días de José Saramago en Lanzarote’, editado por Itineraria, y que se construye a partir de un mosaico de recuerdos, anécdotas cotidianas y reflexiones que pivotan alrededor de ‘A casa’, el hogar de Saramago en una isla a la que decidió irse a vivir tras la censura del gobierno de Portugal a su novela ‘El evangelio según Jesucristo’. Fernando Gómez Aguilera, por su parte, ha publicado también este año ‘José Saramago, el pájaro que pía posado en el rinoceronte’, el tercer libro que dedica a la vida u obra del escritor portugués.