La Torre de Don Borja, que en su día fue sede de la Fundación Santillana, abre de nuevo sus puertas. Lo hace de la mano de un proyecto “íntimo y familiar”, en palabras de Ignacio Polanco, presidente de Timón, con el que se rinde homenaje a las vidas de Jesús Polanco y Pancho Pérez González. La iniciativa, precisamente, es impulsada por las familias Polanco y Pérez Arauna y gira alrededor del arte contemporáneo, los libros y la comunicación ya que fueron esas las grandes pasiones de Jesús Polanco y Pancho Pérez González.

En el acto de apertura de la Torre intervinieron el presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, e Ignacio Polanco, quien ha recalcado que este edificio de Santillana era el más adecuado para rendir homenaje a Jesús Polanco y a Pancho Pérez González porque «es donde más felices fueron», y cree que de esta forma se recuerda lo que fue su trabajo. Y ha destacado cómo ambos, pese a no nacer en Cantabria, siempre eran recibidos «maravillosamente» en esta tierra.

Del mismo modo refirió Revilla a ambos editores, a los que unió el proyecto de la Fundación Santillana, nombre que pusieron como un guiño a la tierra sus ancestros. «Que haya un recuerdo de esas dos figuras, ideológicamente dispares pero unidos por el amor a la cultura y a la tierra de sus ancestros, me parece que es un detallazo», ha destacado, al tiempo que los ha descrito como «dos grandes cántabros que fueron importantísimos en la reciente historia de España y de Cantabria, volcados con el arte, los libros y la comunicación”.

Al acto asistieron, entre otros, el Delegado del Gobierno, Eduardo Echevarría, el Presidente del Parlamento de Cantabria, Joaquín Gómez, Paloma O’Shea, presidenta de la Fundación Albéniz e Íñigo Saenz de Miera, Director de la Fundación Botín. Por la tarde se celebró un encuentro con representantes de la cultura de Cantabria y autoridades como la alcaldesa de Santander o el alcalde de Torrelavega.